Coaching

Rompe el hielo con los alimentos congelados

Los expertos hablan de las ventajas de algunos congelados. ¿Cuándo y por qué elegirlos?

Última actualización: December 23, 2020
Los beneficios para la salud de los alimentos congelados

Comodidad y precio: dos importantes incentivos que motivan a las personas a ir directas al pasillo de alimentos congelados. Pero si eres de quienes que ni siquiera se acercan porque no crees que sean saludables, te los estás perdiendo.

Según los expertos, es posible comprar productos congelados con alimentos ricos en nutrientes. De hecho, incluso es recomendable. Esto es lo que debes saber.

La fruta congelada se mantiene siempre joven

Lo sabemos. Ese melocotón en su punto perfecto de madurez y con un olor tan dulce parece mucho más sabroso que una bolsa de rodajas de melocotón congeladas. Pero las apariencias engañan. "La fruta fresca está, lógicamente, viva”, afirma el bromatólogo y profesor Graham Bonwick, que ha comparado la calidad nutricional de los alimentos frescos y congelados. En cuanto se arrancó el melocotón del árbol, algunos nutrientes, incluida la vitamina C, comenzaron a desaparecer. Y cuanto más tiempo se quede en la encimera, más nutrientes pierde.

No obstante, la fruta ultracongelada (un proceso que congela rápidamente los alimentos, a menudo con nitrógeno líquido) el mismo día de su cosecha entra en una especie de suspensión temporal, que conserva los nutrientes en mayor concentración.

Bonwick y sus compañeros de la Universidad de Chester de Reino Unido realizaron pruebas con productos frescos y congelados, como arándanos y frambuesas, comprados en el supermercado y refrigerados en nevera o congelador durante tres días. La cantidad total de vitamina C y antocianina (un tipo de antioxidante) de la fruta congelada era igual o superior que en los productos frescos refrigerados.

Hay que buscar dos datos en la bolsa: una etiqueta orgánica (para evitar consumir pesticidas junto con las vitaminas y minerales) y el azúcar añadido (para evitar la multitud de problemas de salud derivados; además de que la fruta no lo necesita).

La fruta ultracongelada (un proceso que congela rápidamente los alimentos, a menudo con nitrógeno líquido) el mismo día de su cosecha entra en una especie de suspensión temporal, que conserva los nutrientes en mayor concentración.

Graham Bonwick, bromatólogo y profesor

Las verduras congeladas no tienen nada que envidiar a las frescas

Al igual que las frutas congeladas, las verduras congeladas están repletas de bondades. De hecho, en un estudio se descubrió que el brócoli congelado tenía cuatro veces más antioxidante betacaroteno que el fresco. Lo mismo sucedía con las zanahorias congeladas, que también arrojaron mayores concentraciones de polifenoles, elementos de lucha contra el cáncer, y luteína, un antioxidante bueno para la vista.

En otro estudio de la Universidad de Georgia, los investigadores adquirieron productos como brócoli, espinacas, coliflor y guisantes, y mantuvieron la mitad frescos y el resto congelados. El día de la compra, los nutrientes de ambos grupos eran similares. Pero cinco días después, las verduras frescas habían perdido gran parte de la vitamina A, vitamina C y folato, que contribuyen a un fuerte sistema inmunológico.

¿Por qué? Al igual que la fruta congelada, las verduras congeladas suelen ultracongelarse el día en que se recogen, por lo que pierden nutrientes a un ritmo mucho más lento que las frescas. Para conservar esos nutrientes, se pueden cocer al vapor o hacer al microondas en lugar de hervirlas o saltearlas, tal y como detalla Lucy Jones, dietista de Londres. Como en el caso de la fruta, apuesta por lo orgánico si puedes permitírtelo y huye del azúcar (o sodio) agregado.

Los beneficios para la salud de los alimentos congelados

La carne congelada puede ser más fácil de digerir

Comprar varios paquetes de carne o pollo congelado es una forma rentable de cargarte de proteínas. Pero ¿soportan de forma segura el duro invierno del congelador? Jones no lo duda: sí.

"Aunque las proteínas y las grasas suelen ser estables (es decir, no se descomponen fácilmente), al igual que minerales como el zinc, el hierro y el selenio, optar por carne congelada en lugar de carne fresca ayuda a obtener más macro y micronutrientes", dice Jones. Esto se debe a que el proceso de congelación y descongelación descompone algunas de las estructuras celulares de la carne, lo que facilita que el cuerpo absorba estos nutrientes, según Bonwick.

Cuando compres carne congelada, rígete por los mismos estándares que con la fresca. "Exige las mismas garantías ganaderas, como la libre producción, y busca su origen en la etiqueta", recuerda Jones.

El pescado congelado tiene grasas ventajosas

A menos que vivas en la costa, el "pescado fresco" puede tener dos semanas o más cuando llega a la tienda. Eso no significa que el filete de salmón fresco que compres no sea sano, sino que puede haber perdido algunos de sus nutrientes, como las vitaminas B y D, cuando llega al plato. El pescado congelado, por su parte, suele ultracongelarse casi en cuanto llega a la cubierta o al muelle, lo que hace que se conserven los ácidos grasos omega-3, buenos para el corazón, y las proteínas. Las investigaciones publicadas en el "International Journal of Food Science" confirman que no hay diferencia de calidad entre lo que se vende en la pescadería y en la sección de congelados.

Si quieres hacer sushi o tomar tataki de atún, el pescado congelado podría reducir el riesgo de infección porque está menos expuesto a los parásitos, tal y como declara Jones. Independientemente del tipo de pescado que compres, busca en el paquete si se congeló en el barco o el muelle para disfrutar de todos estos beneficios.

Las comidas congeladas han cambiado

Las comidas precocinadas de microondas ya no son lo que eran. Según Jones, muchas empresas han hecho enormes esfuerzos por reducir el contenido en sodio y grasas saturadas,

Dicho esto, cuando se trata de comidas precocinadas congeladas, hay que esforzarse más por separar lo sano de lo que no lo es tanto. Comprueba las listas de ingredientes y busca los aditivos que no conozcas. "Si se trata de un producto a base de carne o pescado, estos deben estar muy al principio de la lista de ingredientes, si no en primer lugar", declara Jones. En todas las comidas congeladas, incluidas las de base vegetal, comprueba el contenido de azúcar y sodio añadido (cuanto menos, mejor) y descarta las que superen los 18 gramos de grasa en total, de acuerdo con la recomendación de la Universidad del Sur de Florida. También puedes optar por comidas con pocos ingredientes, lo que suele significar que están menos procesadas.

Lo más importante: no juzgues la comida congelada. Siempre que sigas estos pasos, puedes entrar libremente en la sección de congelados.

Los beneficios para la salud de los alimentos congelados

Ve un paso más allá

Para obtener más información respaldada por expertos sobre actitud, movimiento, nutrición, recuperación y sueño, echa un vistazo a la Nike Training Club App.

Los beneficios para la salud de los alimentos congelados

Ve un paso más allá

Para obtener más información respaldada por expertos sobre actitud, movimiento, nutrición, recuperación y sueño, echa un vistazo a la Nike Training Club App.