Entrenamiento

Lo que puede lograr una mentalidad positiva

Ser optimista es una elección, una que puede hacerte mucho más feliz y saludable. Convertirte en una persona optimista es totalmente posible si sigues estos consejos.

Lo que una mentalidad positiva puede lograr

Las personas optimistas esperan lo mejor. Abordan todo con una mentalidad positiva en la que todo saldrá bien. Pensar de este modo suena excelente, pero, ¿esa perspectiva da resultados? ¿Las personas optimistas llevan mejores vidas? Según un estudio, la respuesta es sí.

Según una revisión de los estudios publicados en la revista Cardiology, en un grupo de casi 230.000 personas, las que eran más optimistas tenían un menor riesgo de experimentar una condición cardiovascular importante. Asimismo, en un reciente estudio de Harvard en el que participaron casi 13.000 personas, quienes dijeron ser optimistas, también tenían mejor salud física y hábitos más saludables, al igual que más apoyo social y un mayor bienestar psicológico y social.

Si estás a punto de dejar de leer esta historia porque asumes que esos resultados solo se aplican a las personas alegres, ten en cuenta esto: puedes elegir tener una mentalidad positiva.

Según la doctora Elaine Fox, profesora de psicología y neurociencia afectiva de la Universidad de Oxford y autora del libro "Rainy Brain, Sunny Brain", el optimismo es maleable y podemos aprender a ser más optimistas. El primer paso para elegir ser positivos en lugar de ser negativos es saber por qué tu cerebro se inclina hacia una u otra forma de pensar.

"Cuando tienes expectativas positivas, es más probable que te esfuerces en lo que intentas conseguir. En cambio, si tienes expectativas negativas, no sabes por dónde empezar, por lo que simplemente no haces nada para conseguir lo que quieres".

Doctora Loretta Breuning,

Fundadora del Inner Mammal Institute

"Los patrones neurales que crean el pensamiento positivo o negativo se forman cuando somos jóvenes", explica la doctora Loretta Breuning, fundadora del Inner Mammal Institute y autora de "The Science of Positivity". Según Breuning, nuestras experiencias pasadas, en concreto durante la infancia, determinan nuestras expectativas para que las cosas salgan bien o mal, y esa es la clave para nuestra motivación en el futuro.

Además, afirma que "Cuando tienes expectativas positivas, es más probable que te esfuerces por lograr lo que quieres, pero si tienes expectativas negativas, probablemente no lo harás porque tu cerebro no está diseñado para intentar conseguir algo sin recibir una recompensa. Si tienes expectativas negativas, no sabes por dónde empezar, por lo que simplemente no haces nada para conseguir lo que quieres".

Este pensamiento del vaso medio vacío no solo desencadena la liberación de cortisol, una hormona del estrés que envía una alerta de amenaza al cerebro, sino que se convierte en algo perpetuo, dice Breuning. "Refuerzas ese patrón neural negativo. Es como tu lengua materna, es tan fácil de entender que no sabes cómo la aprendiste".

Cuando te sientes atrapado en esta espiral de pensamientos pesimistas, decir simplemente que pienses positivo puede parecer inútil. Y es posible que lo sea: ese pensamiento en sí mismo de hecho no es útil, asegura Fox. Los beneficios de ser una persona positiva no son impulsados por cómo pensamos, sino por lo que hacemos. Asimismo, si haces muchas cosas positivas, eso mejorará tu ánimo y tendrás una mentalidad positiva.

¿Te sientes empoderado? Estas son cinco formas de pasar a la acción.

  1. Pasa 3 minutos al día reconfigurando tu cerebro

    Durante un minuto, imagina los pasos que puedes seguir sin importar la situación en la que te encuentres. Por ejemplo, podrías estar encerrado en casa, aburrido. Durante 60 segundos, piensa en todo lo que podrás hacer con el tiempo extra, como organizar, tocar la guitarra o meditar.

    Hacer este ejercicio de un minuto tres veces al día, por ejemplo, después de cada comida durante un plazo de seis semanas, puede cambiar tu mentalidad para que tengas una actitud positiva. Para Breuning, no se trata necesariamente de hacer cosas. Se trata de reemplazar las expectativas negativas con las positivas porque las primeras son solo situaciones al azar de la vida en lugar de la realidad.
  2. Comprométete a realizar una actividad positiva al día

    Ya sea que para eliminar el estrés hagas un entrenamiento, cocines tu comida favorita o hables por videollamada con un amigo, cualquier acción pequeña que te ayude a sentirte bien física, mental o emocionalmente puede promover una mentalidad positiva, dice Fox. También, asegura que el punto es que hagas algo que te ayude a fomentarlo, no solo que trates de ser más positivo.
  3. Piensa con perseverancia

    Ya sabes lo que dicen, el que lo intenta lo consigue. Ese tipo de perseverancia es la clave del optimismo, dice Fox. Se debe a que entre más te esfuerces, más posibilidades tienes de lograrlo. Y el éxito, naturalmente, nos hace sentir y actuar de manera más positiva.
  4. Controla lo que puedes hacer

    "Las personas optimistas tienen la sensación de que tienen el control", afirma Fox. Una forma de adoptar esta creencia es centrarte en lo que puedes hacer en lugar de en lo que no.

    Por ejemplo, es posible que cancelen la carrera para la que entrenaste durante meses y ya no puedas competir por una nueva marca personal. Pero puedes elegir un nuevo objetivo de entrenamiento, como entrenar con los rodillos de espuma todas las noches o comer una verdura en cada comida, para desafiarte. Tener esta sensación de protagonismo es reconfortante y alentador, y en definitiva puede impulsarte a realizar acciones más positivas.
  5. Espera lo mejor, planifica para lo peor

    Puedes ser optimista y estar preparado para que las cosas no salgan bien. De hecho, esta perspectiva, que Fox define como "optimismo realista", debería situarte en una mejor posición que creer ciegamente que la vida solo te dará arcoíris y mariposas, porque no será así. Planificar los resultados negativos, como tener hambre después de una carrera larga (no olvides los snacks), te da el control.

    Según Fox, el truco es no enfocarse demasiado en los posibles contratiempos, ya que una mente sana es aquella que tiene un buen balance entre las evaluaciones sensatas de las amenazas y peligros potenciales, y un optimismo generalizado de que las cosas saldrán bien al final, aunque no sea de la manera que esperas.