Correr o no correr: aquí te damos la respuesta

Asesoramiento

Cada mañana, tienes que tomar una decisión. Este consejo tan sencillo te ayudará a que lo hagas de la manera correcta.

Última actualización: 11 de noviembre de 2020
¿Debería correr hoy? Te decimos cómo saberlo

Quizás te comenzó a doler el talón desde ayer. Tal vez tus pantorrillas siguen sufriendo por el largo e inesperado paseo en bicicleta del domingo. Probablemente te sientas en condiciones para vencer a cualquier corredor, pero no te has tomado un día libre en semanas. O quizá con las actividades laborales y domésticas, tus niveles de estrés están fuera de lo normal.

Hay un millón de razones por las que te podrías preguntar si deberías correr o no. Aquí te ayudamos a encontrar la respuesta: "Debes escuchar realmente a tu cuerpo", dice Chris Bennett, Global Head Coach de Nike Running. Escucharlo te dará una pista sobre si tus músculos se sienten un poco fatigados o si realmente están agotados, si un trote podría ser un buen ejercicio para despejar la mente o simplemente produciría más ansiedad en un día estresante.

"Saber escuchar adecuadamente exige métodos de prueba y error, pero llegar a conocerte en ese nivel tan profundo es la parte más gratificante del running", dice la atleta olímpica Marielle Hall, una corredora profesional de larga distancia y atleta de Nike.

También comenta: "Saber cuándo tomarse un día libre y cuándo descansar puede ser tan poderoso como tu mejor tiempo o como un entrenamiento realmente excelente. Te vuelves intuitivo sobre tu cuerpo y puedes distinguir la incomodidad del dolor que causa lesiones". Esa autoconciencia es lo que puede llevarte al siguiente nivel en tu carrera, dice Hall. Nada ni nadie te obliga a descansar porque sufras una lesión o notes agotamiento. Tú tienes el control al poder hacer una elección, una que puede fortalecerte de cara al futuro.

Un cambio sencillo

Si no sabes si salir a correr o no, pregúntate: ¿cómo me hará sentir esta carrera?

Ese es el consejo de Shalane Flanagan, la cuatro veces participante olímpica y entrenadora del Bowerman Track Club. Ella advierte: "Si correr es demasiado estresante, si algo te duele o no vas a tener un mejor día por hacerlo, la respuesta es que hoy no es un buen día para correr" comenta
.
Flanagan, quien recientemente se recuperó de dos cirugías de rodilla, dice que se ha estado haciendo esta pregunta con frecuencia. "Tengo que leer las señales y tener una conversación honesta conmigo misma".

La honestidad también significa saber si no quieres correr porque te estás mentalizando a no hacerlo, dice Bennett. Si ese es el caso, él recomienda convencerte de que saldrás solo por cinco minutos. Siempre puedes parar o solo caminar. Pero quizás descubras que comenzar fue la parte más difícil, y que los 30 minutos que te activaste eran exactamente lo que necesitabas.

Y si eres más un corredor tipo A, que no se da ni un descanso, escucha este mensaje del Dr. Brett Kirby, un científico de alto rendimiento humano que ha trabajado con algunos de los mejores corredores del mundo en el Laboratorio de Investigación Deportiva de Nike.

"Lo que quieres es construir una buena relación con el running. No debe ser una relación agresiva del tipo 'Voy a correr contoda mi fuerza cientos de kilómetros para agotarme tanto que mañana no pueda ni levantarme'", dice Kirby. "Eso es solo ser intensos, y no creo que hayamos visto muchos casos de éxito con ese tipo de actitud".

"Tengo que leer las señales y tener una conversación honesta conmigo misma".

Shalane Flanagan
cuatro veces atleta olímpica y entrenadora del Bowerman Track Club

Más consejos para avanzar

1. Aprende de tus errores.
¿Has corrido una carrera larga después de una noche sin apenas dormir y los resultados han sido catastróficos? Céntrate en el lado bueno: ya sabes que debes modificar tu horario para la próxima vez. Como dice Kirby: "Castigarnos por perder un día o hacer una mala carrera solo nos hunde más. Conseguiremos más beneficios al tratar de aceptar nuestra experiencia, aprender de ella y avanzar".

2. Intenta otra cosa además de correr.
Si tu cuerpo o tu mente no están listos para correr, levanta pesas, haz yoga o da un paseo largo, dice el fisioterapeuta autorizado y miembro del Nike Performance Council, Derek Samuel. Él comenta que el cross training puede preparar a tu cuerpo para su próxima carrera, y lo que es igual de importante, evita cualquier asociación negativa con el running.

3. Ajusta tu plan.
Recuerda, recuperación no significa no correr, dice Bennett. Una carrera puede ser mentalmente catártica y una excelente forma de liberar el estrés y la ansiedad acumulados; beneficios que podrías no obtener con una carrera de velocidad o con los intervalos demandantes que habías planeado. "El objetivo es progresar, y a veces eso se logra tan solo con hacer ajustes", dice Bennett. "Hay infinitas formas de ajustar una carrera: hacerla más corta, más lenta, sin obstáculos, y todas pueden ayudar a darle a tu cuerpo y mente la carrera que necesita".

4. Deja algo sobre la mesa.
"Si te exiges demasiado, muchas veces tendrás que pagar un precio por ello", advierte Samuel. Les dice a sus clientes que está bien irse a la cama pensando 'Necesito hacer más' "Eso va a alimentar tu deseo de exigirte más", dice Samuel, "en lugar de pensar 'Hoy me he pasado y me siento fatal'".

Historias relacionadas

Duerme mejor hoy para correr mejor mañana

Asesoramiento

Duerme mejor hoy, corre mejor mañana

El consejo de entrenamiento que todo corredor necesita

Asesoramiento

La recomendación de entrenamiento que todo corredor necesita

Fortalécete, corre más rápido y mayores distancias

Asesoramiento

Cómo pensar como un entrenador de running

Consejos para corredores para comer de forma saludable. Funcionan de verdad

Asesoramiento

Consejos para corredores para comer de forma saludable

Los mejores movimientos de fuerza para mejorar cada carrera

Asesoramiento

Un movimiento de fuerza para mejorar cada carrera