Regala opciones

Envíales una tarjeta de regalo y deja que elijan. Comprar

Conoce a Sally Nnamani, entrenadora de baloncesto

La cancha es de las chicas

PeacePlayers, Brooklyn

Sally Nnmani es de carácter reservado pero, cuando juega al baloncesto, se transforma por completo. "Sales a la cancha y lo das todo. No importa lo que te diga la gente una vez que estás fuera".

El baloncesto le dio la libertad que necesitaba para desarrollar seguridad en sí misma, pero le costó bastante mantenerla fuera de la cancha.

Sally empezó a jugar gracias a su hermano mayor cuando se mudaron de Nigeria a Nueva York. Ser la chica nueva no fue fácil, pero el baloncesto se convirtió en su zona de seguridad.

Fuera de la cancha, no obstante, le costó conectar con sus compañeros. "Era muy cerrada y no interactuaba con la gente. Mi entrenador era un tío genial, me llevaba a los entrenamientos, pero no sabía cómo integrarme en el equipo".

Cuanto más jugaba, más se dio cuenta de que la comunicación era tan importante como anotar 30 puntos. "No te queda otra opción que hablar con tus compañeras en la cancha para ganar, y ganar a lo grande. Tiene que haber camaradería".

En la universidad se dio cuenta de que la interacción con sus compañeras de equipo en la cancha se había extendido al resto de aspectos de su vida. "Practicar deporte me permitió sentirme más cómoda para probar cosas distintas. Y así me convertí en entrenadora".

"Al empezar a jugar y mejorar, pasé de ser una tímida estudiante de secundaria a escuchar a la gente decir que podría llegar lejos en el baloncesto".

Sally Nnamani
Entrenadora de baloncesto

Ahora, como directora de PeacePlayers Brooklyn, una organización sin ánimo de lucro que utiliza el baloncesto para promover a la siguiente generación de líderes, Sally emplea su experiencia para ayudar a los más jóvenes a aumentar su confianza dentro y fuera de la cancha. Considera el baloncesto como una forma de enseñarles a trabajar en equipo y ser responsables pero, sobre todo, a que tienen valor.

"Intentamos ofrecerles oportunidades para que observen el mundo de forma global", dice. "Hay tanto por descubrir. Y eres parte de él [y de PeacePlayers]. Da igual de dónde seas o dónde vivas, esta es tu casa".

Historias relacionadas

Luchar por la inclusión: Dulce Orihuela

Luchar por la inclusión: Dulce Orihuela

La danza puede cambiar el mundo: Asa Mohammed

La danza puede cambiar el mundo: Asa Mohammed