20 % de descuento con el código DEC20

Por la compra de al menos tres productos sin rebaja.* Comprar *Ver detalles

Conoce a Asa Mohammed

La danza puede cambiar el mundo

Asa Mohammed siempre ha tenido dificultades para expresarse. Ha tenido que lidiar con sentimientos como el enfado o el resentimiento, pero nunca ha encontrado las palabras que adecuadas para mostrarlos. Hasta que descubrió la danza.

Asa empezó a ir a clases de baile de pequeña y estudió diferentes estilos, desde el ballet hasta el hip hop. Sin embargo, fue en el estudio de baile The Movement Factory en el barrio de Peckham en Londres donde encontró el lugar perfecto para descubrir su arte, al mismo tiempo que descubrió que también podía ayudar a otras personas a encontrar diferentes maneras de expresarse.

"He pasado por suficientes situaciones como para saber que puedo ayudar a otras personas a través de la danza", nos cuenta Asa.

Leanne Pero, la fundadora de The Movement Factory, se dio cuenta del gran don que tenía Asa y le dijo que probara a dar clases. "Asa es increíble y sigue siendo muy sensata. Esta es su base, este es su mundo. Cuando le llegó la oportunidad, no tuvo que pensárselo dos veces", nos dice Leanne.

Asa ha crecido como profesora y ha ido cogiendo más confianza con cada clase. "Si disfrutas con lo que haces, al final todo lo demás viene solo", afirma Asa.

Lo que empezó como una serie de clases públicas con Asa y sus amigos practicando algunos ejercicios, se ha convertido en sesiones llenas de alumnos. Todo el mundo adora sus clases porque no son solo un lugar donde aprenden unos cuantos movimientos o ensayan unos ejercicios, sino que, además, liberan las presiones del colegio, reciben consejos sobre problemas que pueden tener en casa y desarrollan su nivel de seguridad.

".

"La danza ha sido una manera de expresar mis sentimientos, de contar por lo que estaba pasando

Asa Mohammed,
profesora de baile

"Nunca sabes qué es lo que van a necesitar, quizá simplemente necesitan hablar con alguien o quizá necesitan expresarlo a través de la danza. Por eso siempre voy a estar aquí para ellos", afirma Asa.

Para Asa, The Movement Factory no es solo un estudio de danza o unas clases. Es un lugar seguro en el que la negatividad del mundo no tiene cabida, una comunidad que acoge y da fuerzas a los más jóvenes para que consigan ser ellos mismos.

"Están pasando por muchas cosas. El mundo de hoy día necesita que seamos su luz en el camino y podemos hacerlo a través del baile".

Historias relacionadas

Luchar por la inclusión: Dulce Orihuela

Luchar por la inclusión: Dulce Orihuela

La cancha es de las chicas: Sally Nnamani

La cancha es de las chicas: Sally Nnamani