A CONTRARRELOJ

Compra tus regalos antes del 17 de diciembre para recibirlos antes del 24 de diciembre. Comprar

Conoce a Dulce Orihuela

Luchar por la inclusión

Desde pequeña, los padres de Dulce Orihuela siempre la animaron a encontrar una actividad con la que ocupar su tiempo libre. Probó de todo, desde la natación hasta clases de aerobic, pero nada le gustaba. Hasta que se probó los guantes de boxeo de su padre.

En la actualidad, como boxeadora profesional, la verdadera pelea que tiene que ganar es la que tiene lugar fuera del ring, en el barrio de Tacubaya en la ciudad de México. Dulce es entrenadora en TRASO, un gimnasio que ofrece clases semanales de boxeo junto a talleres educacionales y terapias de grupo. Su objetivo es luchar contra la violencia en la comunidad, la falta de recursos y la marginalización.

"Si los jóvenes están enfadados o se sienten frustrados, pueden soltar toda esa tensión golpeando el saco o peleando", afirma Dulce.

Dulce tuvo que convencer a su padre para que la dejara boxear. Pero cuando lo consiguió, en una semana ya estaba en el ring. Su oponente intentó intimidarla tras empujarla al comienzo de la pelea.

"La otra chica me pisó el pie y me dio un empujón, así que me caí de cara contra la lona", recuerda.

La caída fue bastante dura, pero Dulce se levantó, se sacudió y peleó con fuerza hasta que sonó la campana. Cuando se sentó en su rincón, su entrenador le dijo que iba a ganar. Esa pequeña charla surtió su efecto. Ganó la pelea con un knockout. Desde ese día, se ganó la reputación de ser una de las luchadoras más duras del gimnasio. Su ética era contagiosa y la gente empezaba a notarlo.

".

"Sin darse cuenta, los jóvenes hacen deporte y se lo pasan bien al mismo tiempo. Sudan mucho, pero están felices y a mí me gusta ver cómo intentan superarse

Dulce Orihuela,
entrenadora de boxeo

"Todo el mundo me preguntaba si quería ser entrenadora y, tras meditarlo, lo probé. Al final ha resultado ser algo que me gusta bastante", nos cuenta Dulce.

Dulce no entrena a los jóvenes en TRASO para que se conviertan en boxeadores que ganen campeonatos de gran importancia, sino que les da las herramientas y la confianza que necesitan para que sean campeones durante toda su vida.

Para Dulce, los pasos esenciales del boxeo hacen que, sobre todo las niñas, desarrollen carácter, perseverancia y determinación.

"Los hombres no son los únicos que tienen fuerza, las chicas también pueden hacer trabajos duros. Eso es cosa del pasado".

Historias relacionadas

La danza puede cambiar el mundo: Asa Mohammed

La cancha es de las chicas: Sally Nnamani