Entrenamiento

Cómo afecta el entorno a tu dieta

Por Nike Training

Tu entorno afecta a tus elecciones alimenticias

Dónde comer: por qué importa el entorno y cómo prepararlo.

Piensa en la última vez que comiste de forma poco saludable. ¿Dónde te habías sentado? ¿Qué plato o cuenco estabas usando? ¿Qué música escuchabas? ¿Quién estaba contigo? Las respuestas son importantes.

"Nuestro entorno afecta a nuestras elecciones mucho más de lo que creemos. Influye sin que nos demos cuenta", nos dice Krista Scott-Dixon, directora de contenidos en Precision Nutrition y pedagoga nutricional con casi 20 años de experiencia. "Muchas veces, cuando nos decantamos por opciones poco saludables, creemos que lo hacemos porque no tenemos fuerza de voluntad, pero en realidad el entorno afecta considerablemente a nuestras probabilidades de éxito".

"Nuestro entorno afecta a nuestras elecciones mucho más de lo que creemos. Influye sin que nos demos cuenta".

Krista Scott-Dixon, Precision Nutrition

Cuando Scott-Dixon habla de entorno, debemos pensar en un lugar físico, ya que este desempeña un papel fundamental. La ubicación exacta, ya sea la cocina, la oficina o el coche, y su distribución influyen en cómo y qué comemos. No obstante, las investigaciones científicas demuestran que hay otros pequeños factores que también afectan a nuestras elecciones y que hay que tener en cuenta para comer más sano.

Empieza por el lugar.

Una cocina desordenada y llena de cosas puede llevarte a opciones menos saludables de las que se hacen rápidamente, porque no encuentras fácilmente lo que necesitas para comer bien, nos dice Scott-Dixon. "No te pones a hacer un batido de verduras si no ves la batidora porque le has puesto el correo encima o porque hay mil cosas en la encimera", comenta.

Es importante que el espacio esté ordenado y no haya distracciones. Comer delante de la tele, el ordenador del trabajo o el teléfono impedirá que disfrutes de la comida e influirá en la sensación de saciedad, de acuerdo con un estudio publicado en la revista de nutrición Appetite. Esto aumentará las probabilidades de que tomes un snack más tarde.

"No te pones a hacer un batido de verduras si no ves la batidora porque le has puesto el correo encima o porque hay mil cosas en la encimera".

Krista Scott-Dixon, Precision Nutrition

Este concepto se aplica también a comer sobre la marcha. Tomar una barrita energética mientras haces otras tareas aumentará las posibilidades de que picotees más tarde. Según los estudios de investigadores británicos, esto se debe a que el cerebro no registra que se haya hecho una comida de verdad y esta insatisfacción hace que quieras comer más tarde.

Tu entorno afecta a tus elecciones alimenticias

La presentación es importante.

La vajilla marca la diferencia. Aunque los platos, vasos y cuencos grandes son estupendos, es posible que te hagan comer más de lo normal, según un metaanálisis de la Universidad de Cambridge de más de 60 estudios.

Pueden hacer que comas tanto de más inconscientemente que, si utilizaras platos más pequeños, reducirías el consumo diario en 218 calorías.

Las investigaciones previas han demostrado que incluso el color de los platos influye: si comes arroz blanco en un plato blanco, no te darás cuenta de cuánto comes. Si usas un plato más oscuro, serás más consciente de cuánto arroz consumes. Según los expertos, es aconsejable usar platos de un color distinto al de los alimentos siempre que sea posible. Lo bueno es que si tomas alimentos ricos en nutrientes y de muchos colores, podrás usar siempre platos blancos.

Presta atención a tus sentidos.

El entorno también engloba otros sentidos. El oído, por ejemplo, desempeña un papel importante. ¿Tienes puesta la tele de fondo mientras comes en la cocina? ¿Estás escuchando música mientras tomas un snack? Estas situaciones pueden incitarte a comer más y a optar por comidas menos saludables, de acuerdo con investigaciones recientes publicadas en el Journal of the Academy of Marketing Sciences.

Los ruidos fuertes aumentan el ritmo cardiaco y generan una respuesta de estrés, tal y como explican los autores del estudio. Esto podría llevarnos a comer más y más rápido, y optar por comidas reconfortantes ricas en calorías y grasa.

¿Con quién comes?

Por último, está el entorno social que creas: la gente con la que comes y el motivo por el que coméis juntos. Los estudios recientes muestran que, cuando comemos en compañía de personas que se alimentan de forma más saludable, optamos también por opciones más sanas. También se produce la situación contraria: cenar con personas que toman comida basura y beben alcohol nos invita a hacer lo mismo.

En estos momentos no tenemos mucha variedad en lo que al entorno respecta y eso puede afectar también a nuestras dietas, según nos cuenta Scott-Dixon. En resumen: para comer de forma más saludable tienes que prestar atención a tu entorno.

Tu entorno afecta a tus elecciones alimenticias

"No busco el entorno perfecto en cada comida, sino que intento que cada vez sea algo mejor".

Krista Scott-Dixon, Precision Nutrition

En resumen, para comer de forma más saludable, tienes que prestar atención a tu entorno.

"Me lo imagino como algo continuo", dice Scott-Dixon. "No busco el entorno perfecto en cada comida, sino que intento que cada vez sea algo mejor". Una mejora podría ser no comer en la mesa donde trabajas una vez a la semana o, si durante la cena sueles mirar tus redes sociales, no mirar el teléfono un día a la semana.

La idea es que no necesitas grandes cambios en el entorno para centrarte más en el momento, relajarte y consumir comida saludable. Empieza por cosas pequeñas. Prepara un espacio acogedor para comer. Limita las distracciones. Ten en cuenta los platos, el ruido de fondo y la compañía. Dar estos pequeños pasos te ayudará a preparar tu entorno para que, con el paso del tiempo, logres grandes resultados.

Conviértelo en un hábito: piensa en un cambio pequeño y positivo que puedas realizar en tu entorno, como sentarte a comer a la mesa una vez al día. Relaciona ese hábito con otro que ya tengas, como mirar el teléfono para saber cuándo empezaste a comer. Así, cuando mires el teléfono, pensarás en que es hora de sentarse a la mesa. Cada vez que lo hagas, no olvides darte la enhorabuena, ya que te ayudará a crear una rutina.

Tu entorno afecta a tus elecciones alimenticias

Únete a Nike Training Club

Accede a nuestros mejores expertos y entrenadores para mantenerte activo/a y con una rutina saludable.

Tu entorno afecta a tus elecciones alimenticias

Únete a Nike Training Club

Accede a nuestros mejores expertos y entrenadores para mantenerte activo/a y con una rutina saludable.

Historias relacionadas

Una pregunta que cambiará tu alimentación

Entrenamiento

Una pregunta que cambiará tu alimentación

Batido de sandía para recuperarte

Entrenamiento

Smoothie de sandía para recuperarte

Receta fácil y saludable: batido de mango

Entrenamiento

Batido de mango

Qué comer para dar lo mejor de ti

Entrenamiento

Qué comer para dar lo mejor de ti

¿Necesito más hierro en mi dieta?

Coaching

El megamineral que te podría faltar