¿Cuántos kilómetros dura el calzado de running?

Guía de compra

El kilometraje de tu calzado de running y estos otros signos de desgaste te ayudarán a saber cuándo es el momento de comprar uno nuevo.

Última actualización: November 4, 2021
8 minutos de lectura
¿Cada cuántos kilómetros hay que sustituir el calzado de running?

¿A quién no le gusta ese momento en el que abres una caja de calzado de running nuevo para verlo limpio, envuelto en papel de seda y lleno de potencial? Un par nuevo puede inspirarte para establecer nuevos objetivos, superar tu antigua marca o aumentar tu kilometraje.

Pero la novedad se desvanece con el tiempo, y eventualmente tendrás que reemplazar ese calzado. El kilometraje del calzado de running es una forma de determinar su duración. Pero hay otros factores que debes tener en cuenta para determinar cuándo renovarlo.

¿Cuántos kilómetros debería durar el calzado de running?

No existe una regla fija para renovar el calzado de running. Una revisión de octubre de 2011 en la que se analizaron 18 años de investigaciones, publicada en Footwear Science, sugiere que el calzado de running de alta calidad puede durar más de 950 kilómetros.

Pero los expertos suelen aconsejar renovar el calzado de running cada 500 a 800 kilómetros. Ess es un rango bastante grande. Además, el volumen de entrenamiento varía sustancialmente de un corredor a otro, y probablemente no pongas un podómetro en tu calzado de running. Entonces, ¿cómo saber cuándo es el momento de ir a comprar un nuevo par?

Esta es una guía general para darte una idea de cuánto puede durar tu calzado de running en función de diferentes volúmenes de entrenamiento.

Corredor ocasional

  • Kilometraje semanal: hasta 15 km
  • Renovación del calzado: cada 7 meses y medio a 12 meses y medio

Entrenamiento para una carrera de 5 km o 10 km

  • Kilometraje semanal: hasta 25 km
  • Renovación del calzado: cada 5 a 8 meses

Entrenamiento para medio maratón

  • Kilometraje semanal: más de 30 km
  • Renovación del calzado: cada 4 a 6 meses

Entrenamiento para un maratón

  • Kilometraje semanal: más de 65 km
  • Renovación del calzado: cada 2 a 3 meses

Factores adicionales para tener en cuenta

Te recordamos que esta es una guía muy general. Existen varios factores que influyen en la duración del calzado de running, como su diseño y el tamaño de tu cuerpo. Los corredores más pesados y/o que dependen de las características de estabilidad y amortiguación para mantener la salud de los pies desgastarán su calzado más rápidamente que los que son más ligeros y/o necesitan menos estabilidad y apoyo. El calzado minimalista o plano de competición que, para empezar, tiene menos apoyo es propenso a desgastarse más rápidamente.

El terreno y el clima también pueden influir en tu plan de renovación de calzado. Por ejemplo, las superficies duras, como el pavimento y el cemento, dañan más el calzado con el tiempo que las superficies más blandas, como una pista de atletismo o un sendero fuera de la carretera. Además, si corres (o guardas tu calzado) en temperaturas extremas, muy calientes o muy frías, es probable que tu calzado se degrade más rápido.

Busca estos signos de desgaste

  1. 1.Desaparición del rebote

    El calzado de running nuevo te ayuda a rebotar después de cada paso. Esa sensación de rebote suele provenir de la amortiguación de espuma EVA que te permite ir más allá incluso cuando tu cuerpo dice que es hora de detenerte. El retorno de energía, que a menudo se siente a través de la entresuela, ayuda a impulsar tu pie hacia delante con menos esfuerzo.

    Pero este beneficio se desvanece a medida que el calzado se desgasta. Por lo tanto, si empiezas a notar que tu calzado (especialmente la entresuela) se siente duro o plano, y tu forma de andar parece más pesada, puede ser el momento de renovarlo.

  2. 2.Lesiones o dolores

    La misma amortiguación y absorción de impactos que proporciona un efecto de rebote también protege a las articulaciones del impacto. Cuando esa amortiguación empieza a desgastarse, puedes empezar a sentirlo durante la carrera.

    ¿Te empiezan a doler los pies después de unos pocos kilómetros? ¿Notas dolor en las caderas o en las rodillas durante o después de correr? Estos dolores pueden producirse por diferentes motivos, pero la causa suele ser el desgaste del calzado de running.

    Del mismo modo, las características de estabilidad también se desgastan con el tiempo. Por lo tanto, si dependes de una plantilla ortopédica o de una talonera estable para una correcta alineación del pie, puedes notar que tu forma de andar empieza a cambiar a medida que tu calzado se desgasta. Por ejemplo, es posible que tiendas a la sobrepronación o gires los tobillos al correr. La postura al correr también puede cambiar, lo que aumenta el riesgo de sufrir dolores y lesiones.

  3. 3.Suelas desiguales o desgastadas

    Una de las formas más fáciles de ver si tu calzado necesita ser renovado es ver el patrón de desgaste de la suela. Dale la vuelta a tu calzado y examina la parte inferior. Es posible que notes un desgaste excesivo de la suela en determinadas zonas.

    Por ejemplo, los que golpean más el talón verán que la parte posterior del calzado está desgastada. Los que tienen sobrepronación pueden ver un mayor desgaste en la parte interior de la zona del talón.

    Y si colocas tu calzado sobre una superficie plana (como un mostrador o una mesa), también puedes ver que ya no se asienta en posición vertical, sino que se desploma hacia un lado debido al desgaste desigual de las suelas. De nuevo, estos son indicadores clave de que debes renovar tu calzado.

  4. 4.Partes superiores desgastadas

    Examina el exterior de tu calzado y busca desgarros, rozaduras, agujeros y otros daños. La parte superior no solo protege los pies de la suciedad y las inclemencias del tiempo, sino que también ayuda a mantener el pie en su lugar. Cuando se desgasta, los pies son más vulnerables a los daños.

Frequently Asked Questions

¿Cómo puedo hacer que mi calzado de running dure más?

Todo calzado se desgasta con el tiempo, pero hay algunas cosas que puedes hacer para cuidar bien de tu par favorito y hacer que dure más.

Compra un calzado diseñado para tu estilo de entrenamiento específico. Compra un calzado de trail running para correr fuera de la carretera, un calzado de atletismo para la pista y un calzado de carretera para correr por el pavimento.

Compra un calzado que se adapte a los pies y a tus necesidades biomecánicas. Busca características de estabilidad si tienes sobrepronación o infrapronación, y compra calzado con más amortiguación si lo necesitas.

Usa el calzado solo para correr. No uses tu calzado de running para levantar pesas, tomar clases de spinning o hacer recados. Reserva el kilometraje para tus carreras de entrenamiento.

Rota tu calzado. Un estudio de febrero de 2015 publicado en la Scandinavian Journal of Medicine and Science in Sports descubrió que tener varios pares de calzado para no usar nunca los mismos en días consecutivos puede alargar la vida del equipo.

Mantén tu calzado seco y ventilado. Guarda tu calzado en el interior de tu casa (no en el patio ni en el auto) y, si se moja, introduce papel de periódico en su interior. Intenta no correr con tu calzado si está frío o mojado.

Para más ideas, consulta las 12 maneras de extender la vida útil del calzado de running de Nike.

¿Cuándo debo comprar un calzado nuevo antes de un maratón?

De por sí, no es conveniente correr ningún tipo de carrera usando un calzado que no brinde el soporte adecuado para los pies. Pero correr un maratón con un calzado desgastado es un desastre asegurado. Y correr una carrera de ese tipo con calzado nuevo tampoco es recomendable.

El calzado nuevo necesita tiempo para adaptarse a tus pies. Un estudio de agosto de 2011 publicado en BMC Research Notes recomienda comprar calzado nuevo al menos entre 2 y 4 semanas antes de un maratón. Esto te dará tiempo para hacer unas cuantas carreras largas y varias cortas con el calzado para asegurarte de que no tendrás problemas el día de la carrera.

¿Las plantillas prolongan la vida útil del calzado de running?

Probablemente no. Puedes cambiar las plantillas por otras que encuentres en una botica o farmacia, pero solo solucionan un problema. Las plantillas no pueden arreglar suelas desgastadas, partes superiores rotas, taloneras deterioradas u otros problemas.

¿Puedo reciclar mi viejo calzado?

¡Por supuesto! Como parte de su programa Move to Zero para trabajar hacia un futuro con cero emisiones de carbono y cero residuos, Nike aceptará y reciclará cualquier marca de calzado deportivo al final de su vida útil y le dará una nueva vida a través de Nike Grind. Solo tienes que dejar tu calzado usado en una tienda Nike participante en Estados Unidos o Europa. Ten en cuenta que no aceptan sandalias, calzado de vestir, botas ni calzado con elementos de metal (como tacos o clavos).

Historias relacionadas

Las mejores bolsas de gimnasio para entrenamiento

Guía de compra

6 cosas que debes tener en cuenta al comprar una bolsa de deporte

El mejor calzado de running de Nike para principiantes

Guía de compra

¿Cuál es el mejor calzado de running Nike para principiantes?

Las 11 mejores ideas de regalo de Nike para corredores

Guía de compra

Once ideas de regalos para corredores

Cómo establecer y lograr nuevos objetivos de running con la Nike Run Club App

Deportes y actividades

Cómo puede ayudarte Nike Run Club App a alcanzar tus objetivos en el running

¿Es buena idea correr descalzo?

Deportes y actividades

¿Qué es el running de pisada natural? ¿Vale la pena?