Devoluciones gratuitas

Tienes 60 días para devolver lo que no te guste. Más información

Conoce a Asa Mohammed

La danza puede cambiar el mundo

A medida que crecía, a Asa Mohammed le costaba expresarse. Sentía enojo y resentimiento, pero no tenía las palabras para poder expresarlo. Hasta que descubrió la danza.

Tomó clases de danza cuando era una niña y estudió una variedad de estilos, desde el ballet hasta el hip-hop. Pero fue en el estudio The Movement Factory, un estudio de danza ubicado en el barrio de Peckham en Londres, donde encontró un hogar para explorar su arte. Allí también fue donde se dio cuenta que podía ayudar a otros a encontrar maneras de expresarse.

"He pasado por esto lo suficiente para saber que ahora puedo ayudar a otras personas a través del movimiento", dice Asa.

Leanne Pero, la fundadora de The Movement Factory, se dio cuenta del don de Asa y le pidió que intentara dar clases. "Asa es espectacular y ha mantenido un alto grado de sensatez. Esta es su base, este es su mundo, así que cuando la oportunidad llegó, no lo pensó dos veces", dice Leanne.

Asa prosperó como entrenadora y fue adquiriendo más confianza en cada clase. "Si disfrutas lo que haces, simplemente llega de forma natural", comenta.

Lo que comenzó como clases abiertas de Asa y sus amigas para practicar rutinas se convirtió en clases que están siempre llenas. Los alumnos dicen que aman sus clases porque es un lugar donde no solo se aprenden movimientos o se ensaya una rutina. Los alumnos vienen, se descargan sobre las presiones del colegio, buscan consejos sobre situaciones que viven en sus hogares y van desarrollando confianza en ellos mismos.

"

La danza era para mí una forma de abordar mis sentimientos para expresar lo que yo estaba sintiendo.

Asa Mohammed,
instructora de danza

"Nunca sabes lo que necesitan", dice Asa. "Quizás necesitan hablar con alguien y yo estoy siempre aquí para ellos. Quizás necesitan bailar para poder expresarlo".

Para Asa, The Movement Factory no es un simple estudio o programa de clases. Es un lugar seguro al que la negatividad del mundo parece no llegar, se trata de una comunidad que da la bienvenida a todos y anima a los niños pequeños a que sean ellos mismos.

"Hay muchas más cosas sucediendo. Este mundo nos necesita de cierta manera para ser la luz del camino y podemos lograrlo a través del movimiento".

Historias relacionadas

Lucha por la inclusión: Dulce Orihuela

Lucha por la inclusión: Dulce Orihuela

La cancha es para las niñas: Sally Nnamani

La cancha es para las niñas: Sally Nnamani