|
    Entrenamiento

    ¿Qué es exactamente una pistola de masaje? ¿Necesitas una?

    Imagina que un taladro eléctrico y un balón de masaje tuvieran un bebé. El resultado sería ese extraño dispositivo que aparece junto a los rodillos de espuma en tu gimnasio, en el arsenal de tu fisioterapeuta o en el feed social de tu entrenador favorito: una pistola de masaje. Pero, ¿qué es eso? Y con precios que van desde USD 99 a USD 600, ¿para quién son realmente?

    ¿Qué es exactamente una pistola de masaje? Y, ¿necesitas una?

    Primero, veamos cómo funcionan las pistolas de masaje. Un motor alimentado por baterías conectado a un cabezal de goma y/o espuma produce golpes rápidos y repetitivos, llamados terapia de percusión, a una velocidad de aproximadamente 40 golpes por segundo, dependiendo del dispositivo. Cuando el cabezal hace contacto con el cuerpo, golpea los músculos con una fuerza suave pero intensa.

    "Creemos que esta fuerza hace que las sustancias sólidas dentro del tejido conectivo, o fascia, se vuelvan líquidas", explica Paul Helms, terapeuta masajista diplomado y fundador de Helms Performance en St. Louis y Filadelfia, que con frecuencia usa una pistola de masaje en sus clientes deportistas. "Esto significa que la fascia que rodea los músculos será más flexible, por lo que los músculos se sentirán menos rígidos".

    Probablemente también haya un efecto neurológico. "Cuando masajeas un músculo, en realidad no lo estás aflojando de inmediato. El contacto de percusión hace que las neuronas sensoriales en los tendones del músculo detecten un aumento en la tensión. Ese efecto envía una señal al cerebro, que procesa la señal y le ordena al músculo que se relaje”, explica Helms.

    "Creemos que esta fuerza hace que las sustancias sólidas dentro del tejido conectivo, o fascia, se vuelvan líquidas".

    Paul Helms, fundador de Helms Performance y terapeuta masajista diplomado

    No hay ninguna investigación científica que analice las pistolas de masaje, que todavía son bastante nuevas en el mercado. Pero un estudio publicado en el Journal of Clinical and Diagnostic Research descubrió que, si bien los participantes que probaron cinco minutos de terapia de vibración o 15 minutos de masaje informaron en forma significativa menos dolor hasta 72 horas después del ejercicio que aquellos que no recibieron ninguna de las dos terapias, quienes utilizaron un dispositivo de vibración se recuperaron incluso más rápido que el grupo de masaje en las primeras 24 horas.

    "Las pistolas de masaje son particularmente efectivas para personas que entrenan mucho y con frecuencia. Una pistola no solo puede acelerar la recuperación, sino que también puede mejorar el rango de movimiento cuando se usa antes de un entrenamiento al aflojar la fascia", afirma Helms. También son ideales para personas que entrenan para un evento, ya que pueden ayudar a aliviar la tensión que puede provocar lesiones por sobrecarga, y para aquellos propensos a tener nudos y dolor localizado. "Un rodillo de espuma estándar no puede ir tan profundo ni concentrarse en forma tan localizada en el tejido, y no hay forma de que las manos puedan trabajar tan rápido como un cabezal a motor", explica.

    Si tienes acceso a una pistola de masaje o estás pensando en comprar una, esto es lo que necesitas saber:

    1. Evita las zonas de peligro.
      "Concéntrate en los músculos y mantente alejado de las grandes estructuras vasculares (incluida la vena del cuello, la parte inferior del brazo y la ingle) y los huesos (incluida la columna vertebral). Las mujeres también deben evitar usar la pistola en el tejido mamario, ya que la vibración puede ser demasiado agresiva", dice Helms.
    2. Utiliza la configuración de velocidad mínima.
      "Me parece que la primera graduación es lo bastante fuerte para la mayoría de los lugares y problemas", opina Helms. Si no sientes el masaje o no notas alivio después, puedes subir un nivel, pero considera dedicarle más tiempo al área en lugar de aumentar la intensidad. "Especialmente cuando te duelen los músculos, el objetivo no es atacarlos. Menos, a menudo, significa más", agrega.
    3. Adapta la pistola a tus objetivos.
      ¿Precalentando? Helms recomienda que presiones suavemente en un área entre tres y cinco segundos con un accesorio de cabezal ancho (como una gran esfera) y muevas de arriba hacia abajo o de abajo hacia arriba. La fuerza leve estimula el tejido sin desactivarlo para el entrenamiento. ¿Necesitas un masaje completo después del entrenamiento? Haz un masaje de 5 a 10 minutos en la parte inferior y superior del cuerpo con un cabezal angosto (como un triángulo pequeño) y concéntrate en las áreas principales, como los glúteos, los isquiotibiales, los antebrazos y entre los omóplatos (pero no en la columna vertebral). Si quieres trabajar en un lugar particularmente nudoso, como la parte superior de las pantorrillas, ve allí (nuevamente con el cabezal angosto) entre 10 y 30 segundos y recuerda respirar para aliviar las molestias.

    ¿No te interesa gastar en un aparato moderno de recuperación? (Lo entendemos). "Usar una pelota de lacrosse o de golf te dará mucha de la presión buscada que necesitas a una fracción del costo", afirma Helms.

    Historias relacionadas

    Cuatro claves para la recuperación

    Entrenamiento

    Los fundamentos: 4 claves para la recuperación

    Toma una siesta para mejorar tu rendimiento

    Entrenamiento

    Entrenamiento que puedes hacer con los ojos cerrados

    Lo que debes saber si quieres entrenar mientras sigues una dieta cetogénica

    Entrenamiento

    Lo que debes saber para entrenar siguiendo la dieta cetogénica

    La forma comprobada por la ciencia para aflojar la parte baja de la espalda o los músculos isquiotibiales

    Entrenamiento

    La forma comprobada por la ciencia para aflojar la parte baja de la espalda o los músculos...

    Podcast Trained: Los beneficios de la fisioterapia

    Entrenamiento

    Podcast: Por qué la fisioterapia podría cambiar tu manera de entrenar