....
Nike Fútbol
In Mallory Pugh's Own Words

En palabras de Mallory Pugh: "Iré a ganar"

"Toda mi vida, en la medida de mis posibilidades, siempre quise ver fútbol, practicar fútbol, jugar fútbol, es decir, estar rodeada de fútbol. Las cosas finalmente se empezaron a poner serias en 2017, cuando tuve que tomar una decisión importante.

La situación era la siguiente: tenía 18 años y una beca como futbolista en la universidad UCLA. Hacía todo lo que se supone que se debe hacer como futbolista en los Estados Unidos: ir a cursos intensivos de fútbol, trabajar duro, obtener una beca universitaria y, luego, después de graduarme, ser profesional. Sencillo, ¿no? Bueno, pues no tanto. Sin embargo, así son las cosas: una empieza en el punto A y, si es suficientemente buena, llega al punto B.

In Mallory Pugh's Own Words

Recuerdo entonces que me fui a la cama una noche y me sentía un poco ansiosa, así que, antes de dormirme, me puse a orar. Solo le pedí a quien sea que está arriba: "Cuando despierte mañana, ¿podrías… darme una señal? ¿Puedo saber qué es lo correcto? ¿Puedo saber qué quiero hacer?". De modo que me acosté esa noche y tuve un sueño.

Estaba sola en una habitación oscura, pero, de repente, aparecían unas pequeñas luces. Esas pequeñas luces simplemente aparecían y, luego, formaban una luz grande. Era totalmente absurdo (no se rían de mi sueño). Sin embargo, del modo más extraño, juro que ese sueño absurdo, de hecho, me mostró lo que tenía que hacer. Es decir, según la lógica de ese extraño sueño, de algún modo desperté sintiendo que sabía lo que me estaba tratando de decir. Llamé a mi familia esa misma mañana para decirle que había tomado una decisión: iba a dejar los estudios y me quería volver profesional.

"Lo sabemos", dijo mi papá. "Estamos orgullosos de ti".

In Mallory Pugh's Own Words

Ahora tengo un objetivo. Es para este año, para este torneo y más allá: quiero ser la mejor en todo lo que haga. Mia Hamm fue una de mis heroínas más grandes cuando estaba creciendo, así que espero que a mitad de año pueda demostrar quién soy.

Sin embargo, al mismo tiempo, seamos honestos: solo tengo 20 años. De manera que no importa qué tan firme hable o qué tan confiada parezca en cuanto a mis objetivos para el torneo mundial y lo que se venga después… Una parte de mí seguirá siendo esa Mallory de siempre: aprendiendo a medida que avanza y ganando algunas cicatrices en el camino. Esa pequeña futbolista que no lo hace por ambición ni reconocimiento, ni siquiera el deseo de ser la mejor, sino porque, en serio, tiene tanta energía, espíritu y amor por el juego que nunca sabría qué hacer con eso. Así que tiene que dejarlo salir.

Gracias, pues, por leer mi historia. Nos veremos en Francia. Mallory Pugh irá a ganar".


In Mallory Pugh's Own Words

Sueña con nosotros

Sueña con Mallory y toda la selección nacional de fútbol femenino de los Estados Unidos durante este torneo mundial a mitad de año con su equipo más reciente.