Ropa de entrenamiento de maternidad cómoda e ideal para cada trimestre

Guía de compra

A continuación, te contamos cómo encontrar ropa de entrenamiento de maternidad que te resulte cómoda y puedas ponerte tanto durante el embarazo como después del parto.

Última actualización: October 19, 2021
8 minutos de lectura
¿Cuál es la ropa de entrenamiento de maternidad que necesito?

El embarazo trae consigo diversos cambios, no solo en lo que respecta a la barriga, sino en todo el cuerpo. Sentir hinchazón en las manos y los pies, y notar que tus pechos pesan algo más, son algunos de esos cambios con los que tienes que lidiar. Pero eso no significa que debas conformarte con prendas de entrenamiento que no te queden bien o que te resulten incómodas. Tu cuerpo está trabajando más de lo habitual para crear a otra persona y, por eso, no deberías resignarte a llevar ropa deportiva que te haga todo aún más difícil.

Elegir ropa de entrenamiento de maternidad cómoda puede marcar la diferencia en cómo te sientes durante tus sesiones. Mucha ropa deportiva de maternidad está confeccionada con telas más elásticas y materiales que absorben el sudor, además de contar con diseños funcionales para quienes amamantan.

Dicho esto, no tienes que comprar necesariamente en la sección de maternidad para encontrar ropa de entrenamiento. Aunque se dice que la ropa de maternidad está diseñada pensando en las tallas de antes del embarazo, es complicado predecir cuánto crecerá tu barriga en los próximos meses o qué prendas realmente te resultarán cómodas. Por eso, lo mejor es que te las pruebes antes de comprarlas.

"Incluso puedes pedir varias tallas en línea y, si la opción más cómoda para ti resulta ser una talla que nunca has pensado que usarías, acuérdate de que hay una persona creciendo en tu interior y que mereces sentirte a gusto", dice Cassie Shortsleeve, coach y educadora de salud perinatal y fundadora de Dear Sunday, una plataforma en línea para mujeres embarazadas y para quienes acaban de dar a luz.

Si compras tallas más grandes de la que usas habitualmente para tu ropa de entrenamiento, es posible que su ajuste te resulte cómodo. "A veces es necesaria la ropa de maternidad, pero otras, basta con llevar ropa habitual", afirma Shortsleeve.

Para ayudarte a realizar ejercicio cómodamente (y sin renunciar al estilo) durante tus sesiones de entrenamiento prenatal, aquí tienes una guía para equipar tu armario con equipo y prendas de entrenamiento imprescindibles.

1. Busca leggings elásticos y de cintura alta

Tu cuerpo va cambiando día a día, incluso si no eres consciente de ello de inmediato. Por eso, necesitas unos leggings que se adapten a esos cambios. Opta por unos leggings de maternidad de cintura alta con un diseño elástico que se ajuste a los cambios durante el embarazo, afirma Leah Keller, entrenadora personal certificada y fundadora de Every Mother.

"[Los leggings de tiro alto] suelen ser cómodos, por lo general, y especialmente a la hora de entrenar, ya que te ofrecen sujeción y una sensación estable", dice Keller.

No obstante, Keller aconseja no llevar leggings de tiro alto las 24 horas. "Podrían darte la sensación de que tienes más fuerza y estabilidad en el torso de la que realmente tienes", afirma. "Esta falsa seguridad puede hacer que algunas personas dejen de trabajar la fuerza del torso durante el embarazo".

Trabajar para fortalecer el torso es importante para prevenir dolores de espalda, un problema común durante el embarazo. Además, esto ayuda en la preparación para el parto.

En lo que se refiere a la confección, generalmente sería aconsejable optar por prendas de entrenamiento con materiales transpirables y con absorción de sudor, como el poliéster y el nylon. Estas telas mantienen la frescura, especialmente durante el embarazo, que es cuando el cuerpo trabaja aún más duro.

"Apuesta por texturas suaves. El algodón ligero te proporcionará una gran suavidad en contacto con la piel", comenta Andrea Speir, especialista en condición física para maternidad y fundadora de Speir Pilates. "También evitaría llevar leggings gruesos, porque tienden a resultar demasiado incómodos para las embarazadas en algunas ocasiones".

2. Invierte en shorts de compresión

Aunque los pants de yoga sean tus favoritos para entrenar, también sería conveniente contar con shorts de compresión en tu armario. Los shorts son ideales si haces ejercicio intenso o entrenas cuando hace calor y buscas un extra de frescura. Además, en comparación con los pants de yoga, este tipo de prendas te permitirán moverte con menos restricciones a la hora de hacer algunos ejercicios.

Keller explica que llevar shorts de compresión podría ayudarte a llevar mejor las situaciones de incomodidad e hinchazón causadas por las várices vulvares, un tipo de várices que se forma en la superficie exterior de la vulva.

"No se suele hablar demasiado sobre las várices vulvares, pero son bastante habituales durante el embarazo y, a menudo, desaparecen de forma espontánea tras dar a luz", afirma Keller. "Los shorts de compresión pueden favorecer el retorno del flujo sanguíneo mientras entrenamos, estamos de pie, caminamos o incluso en los momentos en los que estamos sentados en un escritorio.

Si tienes várices vulvares, asegúrate de hablar con tu médico o partera.

3. Apuesta por un bra deportivo con suficiente sujeción

Un bra deportivo de maternidad cómodo que te ofrezca sujeción y te proteja totalmente el pecho durante estos meses puede marcar la diferencia a la hora de entrenar. Por lo general, a la mayoría de las mujeres no les resultan cómodos los aros de los bras. Por eso, lo más probable es que te sientas mejor con aquellos bras deportivos de maternidad que no los lleven.

Los diseños de ajuste ceñido ofrecen sujeción, pero tampoco es ideal sentir que se ajustan demasiado, ya que podrían restringir los movimientos e incluso causarte dolor. Por ello, Shortsleeve recomienda optar por un bra deportivo que sea una o dos tallas más grande de la que llevas habitualmente.

"Independientemente de la talla que se tenga normalmente, muchas mujeres notan un aumento en el tamaño del pecho tanto en el primer trimestre como tras el parto, especialmente si amamantan", afirma Shortsleeve. "Los bras deportivos que son demasiado ceñidos pueden contribuir a la aparición de conductos obstruidos durante la lactancia".

Si estás planeando amamantar, Keller recomienda utilizar un bra deportivo que también sirva como bra de lactancia. No obstante, Keller añade que puede resultar algo complicado encontrar un bra deportivo que sirva igual de bien para ambas cosas, ya que cada modelo tiene unas necesidades de confección diferentes.

"Personalmente, creo que los aspectos técnicos de un modelo podrían socavar los del otro", dice Kelly. "Es todo un logro de diseño el crear un bra deportivo que ofrezca sujeción y eficacia, y a la vez sea cómodo y accesible para amamantar o bombear leche".

Si no logras encontrar un bra deportivo que te ofrezca el equilibrio perfecto entre ambas cosas, Keller recomienda comprar bras diferentes para entrenar y para la lactancia.

Speir recomienda apostar por la sencillez en lo que al diseño respecta. "Busca diseños con tirantes anchos y que cubran los costados. A medida que el pecho crece, es aconsejable optar por una cobertura completa para no tener que preocuparte por nada durante las sesiones de entrenamiento".

Algunos bras deportivos normales podrían ser ideales también para entrenar durante el embarazo, por lo que es posible que no necesites ir directamente a la sección de maternidad para encontrar uno. Además, es posible que quieras llevarlo también después del parto, así que vale la pena invertir en un bra deportivo que sepas que usarás más allá de los meses de embarazo. Shortsleeve y Keller sugieren que, si encuentras un modelo que realmente te encante, compres dos o tres.

"Ten en cuenta tu estilo de vida cuando compres un bra deportivo de maternidad", dice Shortsleeve. "Si un bra de lactancia va a costarte mucho más y no vas a usarlo para ello, quizás no valga la pena la inversión". Quizás encuentres un bra similar que te ofrezca la misma sujeción a un precio más económico y que te quede bien. Cada persona es diferente".

4. Compra prendas superiores de entrenamiento largas y elásticas

A medida que el cuerpo cambia, lo mejor es llevar camisetas de tirantes y playeras largas y que tengan un ajuste elástico para que se adapten a tu cuerpo. También son aconsejables las camisetas de tirantes con ajuste cómodo, ya que pueden proporcionar sujeción adicional de la misma manera que lo hace el uso de una banda para el vientre, dice Shortsleeve.

La camiseta de tirantes Nike Maternity (M), por ejemplo, cuenta con un diseño elástico en cuatro direcciones, un favorecedor ajuste más largo que ofrece una protección completa para que puedas darlo todo hasta después del parto.

Igual que los leggings, las prendas superiores y los bra deportivos de entrenamiento cuentan con la tecnología absorbente de sudor para mantener la frescura cuando las sesiones se intensifican.

5. Elige un calzado de entrenamiento que ofrezca una plantilla ortopédica

Es posible que notes los tobillos y los pies hinchados debido al aumento del flujo sanguíneo y los fluidos que el cuerpo produce durante el embarazo. Esto puede hacer que tu calzado de entrenamiento ya no te sirva o que no te proporcione el soporte que necesitas.

Según Keller, durante el embarazo, algunas personas experimentan un crecimiento de media o una talla de calzado. Shortsleeve comenta que elegir una talla más grande de tu calzado favorito puede ayudar.

El embarazo también puede causar problemas en los pies, como la fascitis plantar, una condición que provoca dolor en el talón, debido a la presión adicional del peso del bebé. Es posible que también experimentes problemas de pies planos o en el puente del pie, porque el cuerpo libera una hormona llamada relaxina durante el embarazo, que hace que los ligamentos del cuerpo se estiren.

"Un calzado con un buen diseño y un buen soporte es crucial", afirma Keller. "Ayuda a prevenir caídas, ya que los tobillos tienden a estar inestables y el centro de gravedad cambia". También te permiten seguir activa para que puedas ganar fuerza y resistencia para el momento del parto, afirma.

Además, según Shortsleeve, puedes combinar el calzado con unos calcetines que absorban el sudor. El material que absorbe la humedad es clave debido a todos los cambios en la piel, tanto la sequedad como la sudoración, que experimentan muchas mujeres embarazadas.

Historias relacionadas

Qué usar para hacer yoga

Consejos de estilo

¿Qué usar para practicar yoga?

Cómo elegir calcetines para los pies con tendencia a sudar

Guía de compra

Cómo elegir calcetines para pies sudorosos

Yoga durante el embarazo: qué hacer y qué evitar

Deportes y actividades

Yoga prenatal: qué no hacer durante el embarazo

Cómo lavar y cuidar un bra deportivo

Cuidado de los productos

Cómo lavar y cuidar tu bra deportivo

Ropa de yoga de maternidad: Qué usar durante el embarazo

Guía de compra

Cómo encontrar ropa de yoga de maternidad cómoda