....
“I’m Addicted To Winning”

En palabras de Carli Lloyd: "Las victorias son adictivas"

"Ya soñaba con esto cuando ni siquiera sabía lo que significaba. Desde entonces, quise jugar para mi país.

Me abrí camino en el equipo de la Sub-21 y llegué a la selección absoluta. Con ello conseguí un puesto en el 11 inicial. Más tarde, me pidieron que jugara en la selección de 2007 y formé parte del equipo olímpico en 2008. Hasta marqué un gol que nos dio el oro en la final. Hicimos el desfile de vuelta a casa en la parte de atrás de un camión de bomberos. Me pusieron el titular "GOLDEN GIRL!" (la chica del oro) en el periódico local. En un momento determinado, empecé a asimilar lo que estaba pasando y casi consigo relajarme.

Pero me pasó algo que no olvidaré nunca. Unos días después, estaba en el sótano a punto de ponerme a entrenar, cuando vi que me mi entrenador, James Galanis, había escrito algo en la pizarra que teníamos en la cinta de correr. Había puesto: LAS HAZAÑAS OLÍMPICAS QUEDAN EN EL OLVIDO.

“I’m Addicted To Winning”

Si se te ocurre pensar que se trata de algún cliché para motivarme, es que no estás en este mundo.

Y que no entiendes mi historia. Un año más tarde, más o menos, me llamó la seleccionadora. Esperaba que me diera buenas noticias, pero, me comunicó que no iba a renovar mi contrato con la selección de EE. UU. Me dijo que tenía que mejorar y demostrar mi valía. Entre lágrimas, empecé a pensar en todo el progreso y el trabajo que había hecho. ¿Ya estaba acabada? Llamé a James de inmediato y le conté lo que había pasado. 'Ahora lo que tienes que hacer es esforzarte 10 veces más y llegar aún más lejos para dejar claro que no te vas a rendir así como así', me respondió. Así que nos pusimos en marcha y nos esforzamos 10 veces más.

Empezamos por duplicar los días de entrenamiento. Era la primera vez que lo hacía y me resultó muy difícil. Iba por la mañana al entrenamiento técnico, volvía a casa y descansaba, y luego volvía por la noche para la parte física. Así seguí durante varias semanas antes de volver por primera vez a la concentración. Recuerdo que la seleccionadora estaba muy contenta. Al tercer día, me dijo que me veía muy en forma y rompedora. Me propuso un nuevo contrato para ese año. Por eso quiero contar esta historia. La gente ve el hat trick del campeonato mundial de 2015, por ejemplo, pero no ve todo el sacrificio, la lucha y el trabajo duro que hay detrás de un momento así.

“I’m Addicted To Winning”

Recuerdo la mañana de la final del campeonato mundial de 2015, cuando salimos en autobús para el partido. Nunca en mi vida había visto tanta afición estadounidense junta. Cuando llegamos al estadio, ya se me habían quitado el miedo, los nervios y las inseguridades. Quería que me dieran el balón, estaba preparada. Cuando Megan Rapinoe centró, reaccioné casi de forma inconsciente. Chuté con la parte exterior del pie y marqué un gol que puso el partido final en 1-0. Dos minutos más tarde, una defensa perdió un balón en el área y, de repente, me vi con él a los pies, dos a cero.

Y después... la vaselina. ¿Queréis saber qué me pasaba por la cabeza? Sentí lo mismo que cuando iba a entrenar de pequeña y el entrenador sacaba los balones para practicar. Siempre quedaba alguno en medio del campo y a mí me entraban ganas lanzarlo como si fuera una bomba. En aquel momento, teníamos el balón en nuestro campo. Le di unos toques, miré por dónde andaba la portera y pensé: 'quiero chutar desde la línea para que caiga como una bomba'. Le di con todas mis fuerzas. Todo esto pasó en la final del mayor campeonato del planeta. Fue hace cuatro años y, bueno, aquí estoy otra vez; enfrentándome a una nueva batalla.
No lo habría conseguido si no hubiera sido yo misma.


EL CAMPEONATO DEL MUNDO QUEDA EN EL OLVIDO".

“I’m Addicted To Winning”

Sueña con nosotras

Hazte con la nueva equipación de la selección femenina de EE. UU. y sueña con Carli y el resto del equipo durante el campeonato internacional de este verano.

“I’m Addicted To Winning”

PARA OBTENER MÁS INFORMACIÓN SOBRE TODO LO RELACIONADO CON EL FÚTBOL, DESCARGA LA NIKE APP.

Sigue a tus equipos y jugadoras favoritos con la Nike App mientras compiten este verano en el escenario mundial en Francia.