¿Nacemos tenaces o nos volvemos tenaces?

Asesoramiento

Ser tenaz es una capacidad genética, pero las investigaciones muestran que la perseverancia puede cultivarse. Pule esa habilidad para progresar sin límites.

Última actualización: 6 de septiembre de 2022
6 minutos de lectura
  • Las personas tenaces tienen la capacidad de perseguir sus objetivos con determinación, pero cualquiera puede entrenar a su cerebro para ser más tenaz.
  • Establece objetivos claros escribiéndolos. Llevar un registro de tu progreso te ayudará a mantener el impulso.
  • Para conseguirlo, tienes que creerlo. Hablarte de manera positiva es clave para comenzar a progresar.

Sigue leyendo para obtener más información.

¿Nacemos tenaces o nos volvemos tenaces?

Tú y una de tus amistades hicieron recientemente un pacto para seguir un programa de entrenamiento de 30 días. Progresaste de varias maneras, como levantándote temprano para completar tus sesiones e incluso escabulléndote para una carrera ocasional a la hora del almuerzo. Tu pareja de entrenamiento, por otro lado, no ha entrenado en toda una semana. ¿Qué sucede?

Quizá no se trate de motivación en sí misma, sino de tenacidad, que es algo muy diferente.

La tenacidad es la capacidad de perseguir un objetivo obstinadamente, ya sea completar una racha de entrenamiento u obtener un nuevo grado académico, aunque sea incómodo o desafiante, dice Alexandra Touroutoglou, quien tiene un doctorado y es profesora asistente de neurología en la Harvard Medical School. Touroutoglou dirigió un estudio en cerebros de animales y humanos para entender mejor esta característica, y por qué algunos (quienes hacen CrossFit con regularidad y los entusiastas del yoga que practican los siete días de la semana, por ejemplo) la presentan de manera más marcada, mientras que otros prefieren seguir durmiendo más veces de las que se levantan para ir al gimnasio.

Las tareas difíciles, como el ejercicio, activan un concentrador neuronal llamado córtex del cíngulo anterior o CCA, que algunas personas tienen naturalmente más desarrollado. Un CCA de alto funcionamiento puede predecir las exigencias físicas de una tarea y luego recabar los recursos energéticos del cuerpo para llevarla a cabo. Por el contrario, un CCA de bajo funcionamiento podría sobreestimar la tarea y subestimar la recompensa.

Lo emocionante es que, según descubrió el equipo de Touroutoglou, el entusiasmo por conseguir algo puede entrenarse igual que los músculos. "Puedes aumentar la función del CCA y, por lo tanto, la tenacidad", sostiene. En pocas palabras, mientras mejor puedas juzgar el esfuerzo requerido para concluir una actividad, más manejable te parecerá, por lo que es más probable que la realices.

La práctica hace a la perseverancia

Desarrollar una mentalidad tenaz puede ser sorprendentemente sencillo. Los expertos afirman que se reduce a facilitar la realización de una tarea, y luego solo hacerla. Después hay que repetir y repetir. A continuación te explicamos cómo comenzar.

¿Nacemos tenaces o nos volvemos tenaces?

1. Ponte objetivos específicos... y regístralos.

"Es importante tener una imagen clara de aquello a lo que aspiras, de otro modo careces de dirección", señala la doctora Nicole Gabana, directora de psicología del deporte en la Universidad de Massachusetts Amherst. Los objetivos deben ser desafiantes pero factibles. Esforzarse por algo que parece poco probable o, aún peor, imposible, solo alimenta la frustración, la cual elimina la obstinación necesaria para lograr cualquier objetivo. Escribe tus objetivos: los pequeños y a corto plazo, pero también los "extendidos", es decir, los más grandes y a largo plazo, y ve registrándolos conforme avances.

Digamos que tu objetivo extendido es terminar un duatlón (una carrera en la que corres, haces ciclismo y luego corres de nuevo) dentro de seis meses. Quizá es desafiante porque no has hecho mucho ciclismo de carretera, pero es factible porque corres y haces mucho ciclismo de interiores. Divide ese objetivo en otros más pequeños, como los kilómetros que quieres correr en un mes o las horas que deseas dormir en una semana. Los objetivos pequeños son los peldaños que te llevarán a la meta grande. Usar alguna aplicación, como Nike Run Club, o llevar el registro de todo lo que has logrado en un calendario, será un recordatorio visual de tu progreso que te hará querer continuar.

2. Establece una rutina.

Programar tus entrenamientos y poner la alarma a la misma hora tanto como sea posible, tomar agua en cuanto te levantas todos los días: todo esto ayuda a desarrollar la constancia. "Siempre que te disciplinas haciendo algo repetidamente, tu cuerpo se adapta", indica la doctora Patricia Deuster, directora del Consortium for Health and Military Performance de la Uniformed Services University. "Desarrollarás nuevas vías neuronales, igual que si estuvieras aprendiendo a tocar el violín".

Asegurar el hábito reduce el tamaño del obstáculo. Si en primer lugar estás batallando para desarrollar un hábito, plantéatelo como un objetivo de un día a la vez. Cada vez que lo hagas es un paso adelante.

3. Dite cosas positivas.

¿Qué te dices sobre tu capacidad para reducir el consumo de azúcar o concluir el duatlón? "Es difícil cortar algunas de las tendencias psicológicas que ya tenemos establecidas", indica Gabana. "Ese es uno de los desafíos más engañosos: cómo estar más conscientes de nuestros pensamientos y cómo estos influyen en nuestras conductas, emociones e interacciones".

La gente más tenaz persigue un objetivo no porque crea que no puede alcanzarlo, sino para demostrar que puede. Así que asegúrate de que la conversación interna concuerde con los objetivos que has escrito. Sustituye pensamientos como "No tengo fuerza de voluntad" o "Corro muy mal" con otros del tipo "Soy más fuerte de lo que creo". Al ir marcando tus objetivos como logrados, esto se hará más fácil.

4. Usa imágenes.

Digamos que te está dando miedo esa carrera larga que planeaste para este fin de semana. Para mantener a raya a tu CCA cuando empieza a rebelarse, visualízate logrando la tarea. Las investigaciones demuestran que esto puede ayudar a prepararte mentalmente para la actividad intensa y aumentar tu confianza, facilitando así que en verdad la hagas.

Es probable que no salga tan mal como imaginaste. ¿Y si sí sale mal? De todas formas perseveraste. Y eso es progreso.

Texto: Janet Lee
Ilustraciones: Gracia Lam

ECHA UN VISTAZO

Libera tu recién descubierta tenacidad para comenzar el programa Reto de Movimiento Diario en la aplicación Nike Training Club. Luego obtén más orientación en nike.com sobre cómo establecer y alcanzar todos tus objetivos.

ECHA UN VISTAZO

Aprovecha tu recién descubierta tenacidad para comenzar el programa Reto de Movimiento Diario en la aplicación Nike Training Club. ¿Estás perdiendo impulso? Escucha esta conversación en Trained con el corredor de los New York Giants Squon Barley y deja que su determinación te inspire.

Historias relacionadas

El efecto placebo funciona: ésta es la razón

Asesoramiento

Conéctate con el poder del efecto placebo

Seis hábitos de la mentalidad del atleta

Asesoramiento

Mejora tu actitud mental y olvida las dudas

Formas simples para evitar comer por estrés

Asesoramiento

¿Qué es la alimentación emocional y cómo se controla?

Mantén tu energía mental para un gran rendimiento

Asesoramiento

Evita que los entrenamientos te provoquen cansancio mental

¿Cómo puedo ser más rápido?

Asesoramiento

Mejora tu ritmo sin presionarte