Enemigas en el ring, amigas fuera de él

Comunidad

Las boxeadoras de este club femenino de Shanghái se unen para romper las normas de género y encontrar su fuerza interior.

Última actualización: March 8, 2022
7 minutos de lectura
En buena compañía: enemigas en el ring, amigas fuera de él 

"En buena compañía" es una serie acerca de equipos y clubes que desafían el statu quo en sus deportes.

En un discreto club de boxeo de Shanghái, un grupo de mujeres, profesoras, directoras, amas de casa y muchas más, se atan las botas y se protegen los nudillos. En la sala de recepción se pueden ver pesas color rosa pálido y guantes de colores llamativos. El sonido de los guantes contra las almohadillas se deja oír entre la música electrónica que suena a todo volumen. La risa rebota en las paredes del Princess Women's Boxing Club mientras sus miembros hacen bromas antes de subirse al ring.

1/3
En buena compañía: enemigas en el ring, amigas fuera de él 

Estudiantes practican con un saco de boxeo en el Princess Women's Boxing Club.

2/3
En buena compañía: enemigas en el ring, amigas fuera de él 

(Arriba) Zhong Zheng se prepara para una sesión de pelea. (Abajo) Gong Jin (centro a la derecha) y Zou Qiang se ríen durante la clase.

3/3
En buena compañía: enemigas en el ring, amigas fuera de él 

Zou Qiang se concentra antes de entrenar.

1/4
En buena compañía: enemigas en el ring, amigas fuera de él 

Estudiantes practican con un saco de boxeo en el Princess Women's Boxing Club.

2/4
En buena compañía: enemigas en el ring, amigas fuera de él 

Zhong Zheng se prepara para una sesión de pelea.

3/4
En buena compañía: enemigas en el ring, amigas fuera de él 

Gong Jin (centro a la derecha) y Zou Qiang se ríen durante la clase.

4/4
En buena compañía: enemigas en el ring, amigas fuera de él 

Zou Qiang se concentra antes de entrenar.

El club de boxeo acoge a una comunidad de boxeadoras que van para entrenar y se quedan por la camaradería. Aunque no consideres el boxeo como un deporte de equipo, este lugar y estas mujeres demuestran que sí lo es: juntas, entrenan para aumentar su confianza, desarrollar su fuerza física y mental, y noquear a quien diga lo contrario.

En buena compañía: enemigas en el ring, amigas fuera de él 

Jin Yang practica haciendo sombra.

El club surgió en 2010, en un estudio de baile alquilado. Organizado por Gong Jin, quien en un principio solo buscaba proporcionar un espacio para boxear con sus amigas, el Princess Women's Boxing Club es ahora un club de verdad, con dos locales en Shanghái, una docena de entrenadores y cientos de miembros.

Al reunirse varias veces a la semana en clases de 10 a 15 personas, las mujeres han formado lazos que trascienden el boxeo. "Somos como una familia", dice Gong Jin, quien se puso los guantes por primera vez a los 12, animada por su padre, boxeador en su juventud. Seis años más tarde, comenzó a boxear profesionalmente , ahora, a los 32, aún sigue yendo con todo.

En buena compañía: enemigas en el ring, amigas fuera de él 

Zou Qiang, He Yue y Li Chaoqiong miran a sus compañeras en el ring.

De izquierda a derecha: Zou Qiang, He Yue, Li Chaoqiong, Sang Ying y Wang Lei miran a sus compañeras en el ring.

A cargo de Gong Jin se encuentra Han Beiying, una estudiante reconvertida en entrenadora a tiempo parcial, y Zhong Zheng, quien lleva entrenando con el club dos veces por semana durante más de cuatro años. Junto con dos veteranas experimentadas del Princess, Ge Fangxin y Du Jingjing, hablan de cómo las jóvenes chinas están desafiando las viejas creencias para definir unas nuevas.

Hablamos sobre vínculos, knockouts y energía.

1/4
En buena compañía: enemigas en el ring, amigas fuera de él 

Zhong Zheng (izquierda) y Han Beiying entrenan juntas en clase.

2/4
En buena compañía: enemigas en el ring, amigas fuera de él 

En la imagen: Han Beiying

3/4
En buena compañía: enemigas en el ring, amigas fuera de él 

Zhong Zheng (izquierda) y Han Beiying se preparan para el combate.

4/4
En buena compañía: enemigas en el ring, amigas fuera de él 

Han Beiying (abajo) y Zhong Zheng se relajan con unos estiramientos asistidos.

No se admiten hombres en el Princess. ¿Por qué es importante tener un club de boxeo solo para mujeres?

Gong Jin: La forma masculina de boxear se centra más en la fuerza y la resistencia. Para las mujeres, es más importante contar con una buena técnica, así como ser precisas y elegir la mejor estrategia. Con los hombres, siento que siempre me están poniendo a prueba. Por eso quería entrenar con otras mujeres, pero no teníamos un lugar donde practicar en ese momento. Así comenzó.

Han Beiying: En China no hay muchos clubs de boxeo para mujeres. De hecho, creo que el nuestro era el único cuando empezamos. Los clubs son un lugar seguro donde practicar, un sitio donde no tenemos que preocuparnos de que los puñetazos sean demasiado fuertes.

Zhong Zheng: Me gusta la privacidad de entrenar en clases reducidas con mis mejores amigas, así como el alto nivel de coaching impartido por mujeres que saben de dónde vienes.

¿Por qué hay tanto rosa?

Gong Jin: [Risas] Sé que no todas las chicas son fanáticas del rosa, pero es mi color favorito. Pero eso no significa que un club para mujeres tenga que ser de este color, en absoluto.

¿Cómo es ser parte de esta comunidad?

Gong Jin: Nos apoyamos las unas a las otras. Cuando nuestras compañeras de equipo luchan, gritamos sus nombres y decimos " lín jiāyóu". [" lín" son los dos primeros caracteres del nombre chino del gimnasio, que es la primera parte de la transliteración de "Princesa". "Jiāyóu" se traduce como "echar gasolina" en el sentido alentador de "¡con todo!" o "¡adelante!"]. El gimnasio suele llenarse con gritos de ánimo.

En buena compañía: enemigas en el ring, amigas fuera de él 

Chang Yiting observa una sesión de pelea.

¿Qué has aprendido al boxear con este club?

Han Beiying: El club me ha enseñado a trabajar en equipo y a ser más tolerante. Aunque estés tú sola en el ring, tu entrenadora y tus compañeras te acompañan. Por eso puedo afirmar que es un deporte de equipo. Es realmente aterrador ver cómo el puño de otra persona se acerca a tu cara, pero con la práctica y el trabajo en equipo, aprendes a lanzar el gancho perfecto.

Gong Jin: A mí me ha enseñado a ser valiente e independiente. El boxeo no consiste en iniciar un combate, sino en ser capaz de defenderte sola.

Zhong Zheng: En mis primeros combates me ponía nerviosa y solo me importaba ganar. Con el tiempo, aprendí que el boxeo tiene que ver más con esforzarse al máximo y respetar a tu rival aplicando todas las habilidades que has aprendido entrenando y practicando con tus compañeras.

En buena compañía: enemigas en el ring, amigas fuera de él 

El corgi de Gong Jin, Wukong, se convierte en el centro de atención después de clase.

¿Los vínculos formados en el club se mantienen fuera del ring?

Gong Jin: Sí, somos muy buenas amigas. Charlamos mientras nos preparamos y solemos salir a comer juntas después de entrenar. Algunas nos conocemos desde hace mucho tiempo, por lo que nos hemos vuelto muy cercanas.

Han Beiying: En el ring luchamos como enemigas, pero fuera somos más que compañeras de entrenamiento. Tenemos grupos de WeChat donde nos quejamos de nuestros jefes y compañeros de trabajo. El boxeo nos permite liberar el estrés que vamos acumulado en nuestro día a día. Y cuando tenemos problemas, ya sea en el trabajo o en nuestra vida personal, las compañeras siempre están ahí para apoyarte.

En buena compañía: enemigas en el ring, amigas fuera de él 

De izquierda a derecha: Xu Jie, He Yue, Zhong Zheng, Wang Lei, Zou Qiang

¿De qué manera contribuye el boxeo a cambiar la percepción de las mujeres en China?

Ge Fangxin: Cuando empecé [hace seis años], no había muchas mujeres dispuestas a darle una oportunidad al boxeo. Sin embargo, a medida que pasa el tiempo, son muchas más las que lo prueban y terminan quedándose. Cada vez hay más mujeres dispuestas a descubrir su fuerza a través del boxeo, es genial.

Du Jingjing: Las personas están comenzando a aceptar el boxeo como deporte femenino en vez de asociarlo con la violencia. Nos estamos apropiando la belleza de nuestro poder.


Después de entrenar, Gong Jin se quita los guantes y desnuda los nudillos. Su corgi, Wukong, se acerca. Gong Jin lo monta sobre las rodillas para darle la vuelta y rascarle la barriga. Las demás se acercan y se ríen. Son las mismas mujeres que entraron en el club unas horas antes, pero algo ha cambiado en ellas. Después de unas cuantas rondas, han reconectado con la fuerza de la que nos hablaba Du Jingjing. Ahora están listas para enfrentarse a lo que se interponga en su camino. Ningún obstáculo se salva: un partido importante, una reunión de trabajo, un mal día… Están preparadas para lanzarles un gancho y dejarlos noqueados.

Texto: Crystal Wilde
Fotografía: Luo Yang

Reportado: septiembre 2020

Historias relacionadas

En buena compañía: Marchistas

Comunidad

En buena compañía: Marchistas

Conoce a las chicas del equipo de lacrosse de Eyekonz de Filadelfia

Comunidad

En buena compañía: Eyekonz

En buena compañía: Honeys & Bears de Harlem 

Comunidad

El deporte salva vidas

Encuentra a tu verdadero yo en ocho ruedas

Comunidad

Encuentra a tu verdadero yo sobre ocho ruedas

Equipo De Básquetbol Femenino Carta Blanca

Comunidad

Equipo Carta Blanca, Est. 1952