¿Cómo debo lavar mis bras deportivos?

Última actualización: October 15, 2021
4 minutos de lectura

Respuestas a lo que no preguntás

Bras deportivos que huelen mal y qué hacer y qué evitar en relación con los bras deportivos

Te damos la bienvenida a nuestra sección, donde tenemos la respuesta a lo que nunca te has atrevido a preguntar sobre el pecho, los bras deportivos y el ejercicio.

Hay muchos problemas relacionados con los bras. Hoy nos centraremos en los siguientes:

1: Bras deportivos que huelen mal

2: Qué hacer y qué evitar en relación con los bras deportivos

1. Mi bra deportivo huele mal incluso después de lavarlo. ¡Ayuda!

Puede que te dejaras el bra deportivo en la bolsa del gimnasio unos días (o semanas) y, por más que lo laves, sigue oliendo fatal. Hay varias razones por las que la ropa para el gimnasio acaba teniendo mal olor. Te las explicamos a continuación.

Como debo lavar mis bras deportivos

Conocé lo básico

Empecemos con los principios básicos del cuidado de bras. Enjuagalo bien enseguida. El lavado a mano es mejor para proteger toda la innovación, pero no siempre tenemos tiempo para eso. Para lavarlo a máquina, quita las almohadillas, usa un programa en frío y deja que se seque al aire si es posible. No recomendamos utilizar secadora, ya que el calor puede dañar el tejido elástico.

Evitá que se acumulen las bacterias

Un dato curioso: utilizar más detergente no hará que tus prendas estén más limpias. De hecho, solo obstruirá el tejido y mantendrá las bacterias atrapadas en su interior. ¿Verdad que suena asqueroso? Podés frenar este proceso lavando tu bra deportivo (y el resto de tu ropa) con media dosis de detergente y otra media dosis de vinagre de vino blanco.

Luego, continuá lavando con menos detergente y no usés suavizante. Puede que pienses que aporta un aroma fresco a la ropa, pero el tejido de los bras deportivos es diferente al de la ropa normal, y el suavizante puede recubrir el elástico, impidiendo que la lavadora penetre en las fibras y limpie en profundidad.

Como debo lavar mis bras deportivos

Un consejo para frenar el mal olor

Dejá siempre que el bra respire después de usarlo. Es fácil guardarlo arrugado en la bolsa después de entrenar, pero eso crea las condiciones ideales para las bacterias. Dejá que se seque al aire o, mejor aún, colócalo en una bolsa de plástico y mételo en el congelador hasta que hagas la colada. Parece una locura, pero el aire frío impedirá que crezcan las bacterias.

Sin embargo, si un bra ya ha alcanzado su fecha de caducidad, no puede salvarse por mucho que lo laves. Recomendamos cambiarlo cada seis meses, ya que los bras deportivos pierden su elasticidad después de un exceso de uso y de lavados.

2. Qué hacer y qué evitar en relación con los bras deportivos

Tenemos muchas preguntas generales acerca de cuándo podés o no ponerte un bra deportivo y algunas instrucciones sobre su uso. A continuación, lo aclaramos todo. Desplazate hacia abajo para ver las respuestas rápidas.

¿Puedo dormir con un bra deportivo?

En pocas palabras, la respuesta es sí. No hay nada de malo en dormir con un bra deportivo. Cualquier rumor que hayas oído sobre que esto impide el crecimiento del pecho, que evita que se caiga o que incluso provoca cáncer de mama es infundado. Si estás cómoda durmiendo con un bra deportivo, hacelo.

Como debo lavar mis bras deportivos

¿Debería utilizar un bra deportivo si tengo el pecho caído?

Como hemos dicho antes, no hay pruebas de que utilizar un bra deportivo en lugar de uno convencional impida que el tejido mamario se estire. Los bras deportivos están diseñados para sujetar el pecho cuando se practica alguna actividad, reduciendo de esta forma el rebote. Sin embargo, un bra convencional debería ofrecerte el sostén que necesitás para desempeñar las tareas propias del día a día, por lo que no es necesario llevar un bra deportivo constantemente.

¿Puedo utilizar un bra deportivo dos días seguidos?

Por supuesto. Solo tenés que pensar cuánto has transpirado durante cada entrenamiento. Si te lo vas a poner varias veces antes de lavarlo, airealo en lugar de dejarlo en el fondo de la bolsa de deporte, porque ese lugar oscuro y húmedo es perfecto para que las bacterias se reproduzcan.